Ensayo, comic

ISBN ebook: 9788494064609
Primera edición
Noviembre, 2012

  

W de Watchmen

Rafael Marín
22 en los más vendidos de Sportula

(4,42) Valorado por 12 clientes (1 opinión de cliente)



Lee gratis las primeras páginas

ePub315 páginasSin DRM3,50 €
Kindle (mobi)315 páginasSin DRM3,50 €

Watchmen es, sin duda, el cómic más influyente del pasado siglo, una obra maestra y un clásico desde el mismo momento de su publicación. Y, al mismo tiempo, un faro solitario que señaló un camino que la industria del tebeo no quiso (o no pudo) seguir.

En W de Watchmen, Rafael Marín analiza y disecciona la obra de Moore y Gibbons, detalla su génesis, sus influencias, sus subtextos y sus referencias, su juego de simetrías y efectos mariposa y consigue que veamos con nuevos ojos el cómic... y deseemos correr a leerlo una vez más.

Watchmen es un cómic para releer mil y una veces, dice Marín. Se podría decir lo mismo de su estudio sobre Watchmen.

También disponible en
Ebook: Amazon - Apple - Casa del Libro - Ender - Smashwords

Quizá también te interesen



 

Lo que han dicho los lectores

 

CarlPhilipEB ha dicho (2014-08-18):




Músico clásico, especializado en lo contemporáneo, aficionado a la ciencia ficción… ¿Se puede ser más raro? En efecto, se puede. Por una parte soy lector asiduo de los autores españoles, que son excelentes. Por otro lado soy un “completista”: a poco que pueda hago cuanto esté en mi mano por disponer de todas las obras de los autores que admiro. Rafael Marín es uno de los autores españoles que más disfruto, con su engañosa sencillez, con su inmensa eficacia narrativa, y sobre todo, con ese verbo fluido, chispeante y, sin embargo, completamente natural. Como profesional de lo que soy, no querría decir que su castellano sea de los más musicales que conozco (sin parecerse en nada, queda a la excepcional altura de Cunqueiro o Torrente Ballester), pero son pocos los adjetivos que me quedan. El caso es que como buen completista me he hecho con el libro de ensayos “W de Watchmen” (¿es evidente el paralelo con “V de Vendetta”?). El que sea además un enorme admirador de los cómics de Moore, y más de ese en concreto, no estorbaba. Pero la verdad es que esperaba poco: un brillante trabajo de recopilación, exégesis„ lo que viene siendo un buen ensayo al uso- Tengo la fortuna que don Rafael siempre me sorprende: el libro, por supuesto hace muy bien las tareas que acabo de nombrar. Pero es de lectura amena y fluida, casi como un diálogo con un experto, más que como una aburrida conferencia (este último tono, por lo menos en mi ramo, es el único que parecen saber usar los eruditos). Una cercanía al lector excepcional, una forma de dar datos sin que parezca o que te están dando una lección o que te llaman tonto, fantástica. Estoy seguro que de haberse publicado en inglés, estaría reverenciado como uno de los “must” sobre esta obra de Moore. Reproducir aquí algunas de sus tesis, dar alguna muestra de sus luminosas conclusiones e ideas es absurdo: carezco de su fuerza narrativa que hace ver como inevitables algunas conclusiones que, a mi modesto entender, son de una enorme perspicacia y originalidad. Me tomo, eso sí, la libertad de transcribir un fragmento que sintetiza quizá el interés de Watchmen para muchos de nosotros, y que es muestra al mismo tiempo de la rica paleta expresiva de Rafael Marín, que pasa del tono casi épico que váis a leer al diálogo de tú a tú con la máxima fluidez. “Watchmen fue, pues, nuestro mayo francés. Nuestra Revolución de Octubre. Nuestro Star Wars adulto. El comic-book que nos enseñó cómo podían ser los comic-books, el que nos situó en el mundo y nos creó un universo narrativo auto-contenido en sí mismo que no necesitó de miles de páginas ni décadas de continuidad comercial y repetitiva. Watchmen fue nuestro Eldorado, la epifanía que nos hizo revalidar a quienes amábamos la historieta que no vivíamos en el error, y que se podía y se debía contar una historia con todas las armas que el medio era capaz de proporcionar, sin concesiones. De ahí, naturalmente, la ilusión que produce cada una de sus relecturas. Nada termina nunca, y menos, Watchmen.”

 

 

Quienes compraron este libro también adquirieron




‹   ›