Alucinadas II
Edición de Sara Antuña y Ana Díaz Eiriz
Susana Vallejo y otros

Castles in Spain
Edited by Mariano Villarreal
Elia Barceló y otros

Trafalgar
Angélica Gorodischer

Castillos en el aire
Edición de Mariano Villarreal
Elia Barceló y otros

 

Candidatos a los Premios Ignotus 2016


Miércoles, 4 de mayo de 2016

La AEFCFT (Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror) ha hecho públicos los candidatos de este año a los Premios Ignotus en sus distintas categorías. Los detallamos a continuación, resaltando el material publicado por Sportula. Damos la gracias a todos los que han votado en esta primera fase y no podemos por menos que […]

[Seguir leyendo]
 


A la deriva en el mar de las Lluvias y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Mary Robinette Kowal y otros

Ecos
Víctor Conde


Castillos en el aire
Edición de Mariano Villarreal
Elia Barceló y otros

Antes de Akasa-Puspa
Edición de Juan Miguel Aguilera
Juan Miguel Aguilera y otros
LOS MÁS POPULARES



Garaje 451
Manuel Miyares

Embrión
Rodolfo Martínez

El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez

Peta Z
Coordinado por Víctor Blázquez
Víctor Blázquez y otros


Leyendas del Metaverso
Edición y selección de Víctor Conde
Felicidad Martínez y otros

Premio Avalón de relato fantástico
Edición de Rodolfo Martínez
José María de Toca Catalá y otros

Mundos y Demonios
Juan Miguel Aguilera

H
John Serrano

Conozca a Conan Bomberg
John Serrano

 
 
Gabriel Bermúdez Castillo
 
Gabriel Bermúdez Castillo nació en Valencia en 1934 pero siendo niño su familia se trasladó a Zaragoza, donde se formó intelectual y artísticamente. En razón de su profesión ha residido en diversos puntos de la geografía española.

La compilación El mundo Hokun, de 1971, es su primera incursión en la ciencia ficción. El autor vertió en cinco relatos, dos de los cuales eran novelas cortas (el que daba título a la antología y «Amor en una isla verde», ganador de un premio en la Convención Europea celebrada aquel año en Trieste), las claves de buena parte de su producción posterior.

Algunos de sus relatos son considerados clásicos de la CF española: «La última lección sobre Cisneros» (1978), donde la censura toma carta de naturaleza en el marco de una España sumergida irreparablemente en el ocaso final de los recursos planetarios; y sobre todo «Cuestión de oportunidades» (1982), una crítica a nuestras más bajas pasiones. Y, por supuesto, las novelas Viaje a un planeta Wu-Wei (1976) y El Señor de la Rueda (1986), dos clarísimos hitos en la producción española del género.
 
 

 
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Lo que dice la crítica


El rey lansquenete
Santiago García Albás

Una historia artera, excelentemente construida. Además reivindica el camino emprendido por Sportula de apostar por la publicación digital de estas historias que, por su extensión, resultan de encaje complicado en una antología, pero valiosas y merecedoras de esa oportunidad. Por poco más de dos euros y medio tienes una lectura intensa pero extensa, ideal para mantenerte absorbido durante dos o tres horas o acompañarte unos días en los viajes en transporte público.

Ignacio Illarregui en C

 


El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez

Si sumamos un escenario bien tramado y resuelto del que aún quedan muchas cosas por decir (quizás aquí se vea más la influencia de Howard a la que Martínez alude en los agradecimientos) tendremos que ponernos las pilas para no perder de vista las futuras novelas que hagan de Yáxtor Brandan uno de los pilares de la fantasía en este país.

Eidián en Fantasymundo

 


Principito debe morir
Carmen Moreno

Principito debe morir es ciencia ficción. No al uso. Es aventura. Es juicio. Maquilla, Carmen, con pinturas que mezcla. Utiliza la experiencia del crecimiento con los poderes políticos corruptos, los sociales, ataca el sistema, lo descompone, lo coloca sobre la mesa y hace que Principito se deje arrastrar por las circunstancias que le llevarán a su propio (re)conocimiento.

Laura Muñoz en Culturamas

 


Peta Z
Víctor Blázquez y otros

Algunos tildarían esta obra de bizarra y, en cierto modo, en el sentido más americano de la palabra, lo es. Y, qué demonios, también en el de la española. Es una obra refrescante y divertida. Una buena manera de pasar un rato sin que los zombis sean una cosa demasiado seria ni carne de pesadilla. Eso sí, adiós a los dulces recuerdos. Como bien se anticipa, «bastan once bastardos para destruir tu infancia».

Víctor Morata en Cultura Hache