La mirada extraña
Felicidad Martínez

El muerto estaba de paso
Rodolfo Martínez


Antes de Akasa-Puspa
Edición de Juan Miguel Aguilera
Juan Miguel Aguilera y otros

Los Irregulares de Baker Street
Edición y selección de Carmen Moreno
Elia Barceló y otros


A la deriva en el mar de las Lluvias y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Mary Robinette Kowal y otros

La mirada extraña
Felicidad Martínez

Horizonte lunar
Felicidad Martínez

Antes de Akasa-Puspa
Edición de Juan Miguel Aguilera
Juan Miguel Aguilera y otros

LOS MÁS POPULARES



Garaje 451
Manuel Miyares

Embrión
Rodolfo Martínez

El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez

Peta Z
Coordinado por Víctor Blázquez
Víctor Blázquez y otros


Castillos en el aire
Edición de Mariano Villarreal
Elia Barceló y otros

Leyendas del Metaverso
Edición y selección de Víctor Conde
Felicidad Martínez y otros

Premio Avalón de relato fantástico
Edición de Rodolfo Martínez
José María de Toca Catalá y otros

Mundos y Demonios
Juan Miguel Aguilera

Todo arde
Raúl Silvestre

 

Los archivos perdidos de Sherlock Holmes. Edición Omnibus


Viernes, 8 de enero de 2016

Pocos han sabido acercarse a la figura del detective de Baker Street como lo hizo Rodolfo Martínez en sus cuatro novelas holmesianas: La sabiduría de los muertos, Las huellas del poeta, La Boca del Infierno y El heredero de Nadie. En ellas, el autor asturiano no solo se atrevió a reconstruir de manea magistral la […]

[Seguir leyendo]
 

 
 
Viaje a un planeta Wu-Wei
Gabriel Bermúdez Castillo

La novela, con una casi caótica mezcla de géneros que, sin embargo, consigue una historia muy consistente, destila una enorme imaginación, un humor socarrón y gamberro, y un enorme amor por la aventura clásica: Ciencia ficción, fantasía, aventuras, misterio, western, humor y novela picaresca —entre otros— hacen del conjunto una obra indefinible, que consigue mantener, casi cuarenta años después, un gran atractivo.

Santiago Gª Solans en Sagacomic - Lothlorien

   
 


 
 
Steve Redwood
 

Steve Redwood nació en la Pérfida Albión durante un lluvioso día de 1943. Veinticinco años más tarde, seguía lloviendo, así que decidió abandonar el país. La mayor parte de su vida es un caso de manual de cómo malgastar la propia existencia con auténtica despreocupación; parte de ella ha sido dilapidada en Turquía, Arabia Saudí y España, donde de momento se esconde en un ignoto cuchitril madrileño. En alguna ocasión corrió el peligro de tener que trabajar de verdad, pero consiguió evitarlo haciéndose profesor de inglés, igual que logró esquivar varias veces el matrimonio por el expeditivo método de darse a la fuga… de ahí los frecuentes cambios de país. A los 50 años, tras la pérdida del pelo, varios dientes, su cordura, y toda esperanza, decidió buscar una segunda profesión donde la falta de esos elementos no llamara la atención: se hizo escritor. Desde entonces, no ha vuelto a mirar atrás… principalmente a causa de la tortícolis.

Su primera novela humorística de fantasía, Fisher of Devils, fue nominada a mejor novela en 2003 por la Sociedad Británica de Fantasía, que rectificó semejante barbaridad un par de años después al no nominar a su segunda novela, Who Needs Cleopatra?, a nada (aunque fue considerada por Michael Moorcock como «un entretenimiento perfecto»). Redwood aprendió su lección, se oía el tintineo de doblones, y su tercer libro, Broken Symmetries, sí que fue nominada de nuevo en 2010 por la misma Sociedad, esta vez como mejor recopilación del año. Gracias a una ingeniosa mezcla de sobornos, amenazas y, sobre todo, lacrimógenas cartas de presentación, se las ha apañado también para colocar unos cincuenta relatos en varias prestigiosas revistas y antologías, como el Thackery T Lambshead Pocket Guide to Eccentric and Discredited Diseases (finalista del Hugo y el World Fantasy) y The Mammoth Book of Comic Fantasy.

En España se han traducido sus dos novelas, bajo los títulos de El pescador de demonios y ¿Quién necesita a Cleopatra?, así como una antología de relatos cortos, Los pingüinos también se ahogan.

La foto que acompaña a esta biografía fue tomada hace más de cuarenta años, aunque Steve asegura que se mantiene exactamente igual. Tengamos en cuenta que escribe fantasía.

 
 

 
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Te recomendamos


La piedad del Primero
Pablo Bueno

Eran niños. Los arrancaron de los brazos de sus padres cuando tenían cuatro años. Los arrojaron al Monasterio. Los adiestraron en el uso de la espada y otras artes más sutiles pero igualmente letales. Lo hicieron de un modo tan salvaje que la mayoría pereció-

Solo quince sobrevivieron. Quince jóvenes que recibieron más dolor, más heridas, más brutalidad. Quince jóvenes que ignoraban el propósito de su sufrimiento. Quince jóvenes que no sabían que había uno distinto entre ellos.

Cuando los dejaron salir habían cambiado. Habían olvidado su pasado y el amor de sus padres. Habían perdido las dudas y el miedo. Estaban preparados para enfrentarse a todo.

Excepto a la verdad.

 


El muerto estaba de paso
Rodolfo Martínez

Durante una cena, el magistrado Polio descubre que, seis años antes, se produjo en Encrucijada un asesinato que quedó sin resolver. Llevado por su insaciable curiosidad, Polio empezará a escarbar en el pasado e intentará por todos los medios a su alcance desentrañar un misterio del que apenas quedan pistas después de tanto tiempo. Es posible, sin embargo, que en esta ocasión esté escarbando demasiado hondo.

Con El muerto estaba de paso Rodolfo Martínez regresa al escenario de El cadáver que soñaba y construye una nueva historia policiaca en la que el misterio y el costumbrismo van de la mano. Poco a poco vamos conociendo más de los personajes y de su entorno, ese lugar ficticio de resonancias romanas y apariencia cotidiana.

 


El Jardín de la Memoria
Rodolfo Martínez

La Reina de Alboné acude a Honoi, para asistir a la coronación del nuevo Emperador de las islas. Entre el séquito que la acompaña se encuentra Yáxtor Brandan, adepto empírico a su servicio, su más leal (y letal) súbdito.

Yáxtor llegará a tiempo para desenmascarar una conjura que podría haber acabado con la vida del Emperador de Honoi. Mientras acompaña al Cortejo de la Memoria intentará dar con las raíces del peligro, siempre con su misterioso pasado llamando a las puertas de su mente. Entretanto, un futuro que no puede prever irá desplegándose ante sus ojos.

El jardín de la memoria es la continuación de El adepto de la Reina, la novela donde por primera vez Yáxtor Brandan se presentó al público. Como la anterior, se trata de una historia trepidante, llena de peligros y amenazas, donde personajes que no son lo que parecen (y que se deslizan a menudo por una peligrosa cuerda floja moral) luchan por mantener el mundo tal como lo conocen mientras éste se empeña en cambiar.