||  

NovedadesOfertasAntologíasCiencia ficciónFantasíaHistóricoPoliciacoSherlock Holmes
ClásicosZportulaEnsayoPoesíaInglésTodos


Ecos
Víctor Conde

Alucinadas
Edición de Cristina Jurado y Leticia Lara
Teresa P. Mira de Echeverría y otros

Los rostros del pasado
Rodolfo Martínez, Felicidad Martínez

La torre del elefante
Robert E. Howard

Mariposas del oeste y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Eduardo Vaquerizo y otros


A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Mary Robinette Kowal y otros

Cat's Whirld
Rodolfo Martínez

La sonrisa del gato BSO
John Serrano
John Serrano

La suerte del dios hambriento
M. C. Arellano

La sonrisa del gato. Edición 20 aniversario
Rodolfo Martínez



Ecos
Víctor Conde



Adepta
Felicidad Martínez


Alucinadas
Edición de Cristina Jurado y Leticia Lara
Teresa P. Mira de Echeverría y otros

LOS MÁS POPULARES



Garaje 451
Manuel Miyares

Embrión
Rodolfo Martínez

El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez

Peta Z
Coordinado por Víctor Blázquez
Víctor Blázquez y otros

 

Sportula en el Festival Celsius


Lunes, 20 de julio de 2015

Y acabada la Semana Negra de Gijón se nos echa encima el Festival Celsius 232, que se celebrará entre los días 29 de julio y 1 de agosto en la localidad asturiana de Avilés. Ya desde su inicio, Sportula estuvo presente en el festival y este año no será menos. Aún no podemos daros las […]

[Seguir leyendo]
 

 
 
Juglar
Rafael Marín

La novela está escrita con la maestría con la que nos tiene habituados Rafael Marín. Todo está en su sitio, todo tiene sentido, cada palabra quiere decir algo y ninguna es gratuita. (..) Tan entretenida y divertida por momentos como trágica en casi todos, mágica, terriblemente irónica, sombría y amarga, y, sin embargo, llena de un optimismo quizá ciego dentro de esa amoral picaresca tan nuestra, Juglar termina descollando muy por encima de la literatura fantástica al uso.

Santiago Gª Solans en Sagacomic - Lothlorien

   
 


 
 
Juan Miguel Aguilera
 
Diseñador industrial, publicó su primer relato en la revista Nueva Dimensión, «Sangrando correctamente», escrito en colaboración con Javier Redal. Frutos de esa colaboración serían también sus primeras novelas: Mundos en el abismo, Hijos de la Eternidad y El refugio.

Con el tiempo, su obra se ha ido orientando hacia la fantasía histórica, un giro iniciado con La locura de Dios, a la que seguirían Rhyla y El sueño de la razón. En los últimos años, buena parte de su obra ha sido publicada directamente en Francia. Con La Red de Indra se adentra en el terreno del tecno-thriller.

Como ilustrador fue durante muchos años (en colaboración con Paco Roca) responsable de las cubiertas de Nova, la colección de ciencia ficción de Ediciones B. En solitario ha realizado un buen número de cubiertas para Gigamesh y otros editores. Hombre inquieto, también se ha movido dentro del mundo del cómic, tanto en colaboración con Paco Roca como con Rafael Fontériz.
 
 

 
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Te recomendamos


La parte del ángel
Santiago García Albás

En Telnek, los sueñonautas viven una vida onírica más allá de la real, un mundo virtual de proporciones gigantescas posible gracias al Inductor del Sueño y los elaborados escenarios creados por los Jinetes del Factor. Pero un nuevo y extraño virus, el Vexilla Regis Prodeunt, está empezando a infectar Telnek.

Tristán Tamargo tendrá que investigar el origen de ese virus y no tardará en descubrir su relación con la recreación de la batalla de Hattin en 1187, durante las cruzadas, y con la obra y los actos de uno de los más famosos Jinetes, Víctor Gluck. Tamargo irá descubriendo la verdad tras la vida y la muerte del Jinete mientras desentraña los misterios de Telnek y, tal vez, la madeja de su propia vida y la tragedia que lo acompaña.

Como en las anteriores entregas de Cybersiones, «La parte del ángel» nos muestra un creíble escenario de futuro cercano y una tecnología plausible en los que encaja una trama trepidante que arropa un fascinante misterio con una no menos fascinante solución.

 


Mariposas del oeste y otros relatos
Edición de
Mariano Villarreal
Eduardo Vaquerizo, David Jasso, David Roas, Ekaitz Ortega, Elaine Vilar, Javier Castañeda de la Torre, María Angulo, Marian Womack, Rafael Marín, Sergio Mars, Steve Redwood

En esta antología el lector encontrará historias controvertidas que obligan a dirigir la mirada hacia ciertos temas tabú de nuestra sociedad, fantasías oscuras en donde se juega con los conceptos del Bien y el Mal, acercamientos lovecraftianos a los horrores de la conquista de América, claustrofóbicas introspecciones en la mente perturbada de un psicópata, ucronías en donde España es invadida por el ejército alemán durante la II Guerra Mundial, terribles experiencias en el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, visiones singulares del fin del mundo desde el fino humor inglés o relatos líricos que nos hablan acerca de las estructuras del poder y el condicionamiento.

Dad al César…, Eduardo Vaquerizo
Gloria a Dios en las alturas, Rafael Marín
Zona de penumbra, David Roas
El niño de las estrellas, David Jasso
Bultzatu, Ekaitz Ortega
La bestia humana de Birkenau, Sergio Mars
El último piquicorto, Marián Womack
Di «hola» de parte de Gwydion, María Angulo y Steve Redwood
El traductor de Dios, Javier Castañeda de la Torre
Mariposas del Oeste, Elaine Vilar Madruga

 


Mundos en la Eternidad
Juan Miguel Aguilera, Javier Redal

Akasa-Puspa. Flor que brilla en el cielo. Un cúmulo globular que orbita nuestra galaxia y por el que la humanidad se ha extendido. Un puñado abigarrado de soles y planetas sometido a un ciclo continuo de auge y caída, de ignorancia y conocimiento, de ciencia y superstición.

Akasa-Puspa, donde la pujante Utsarpini se expande en la conquista de nuevos territorios, donde el decadente Imperio aún mantiene su influencia, donde la Hermandad posa las garras de su fe.

Hasta que un día, lo que parece un simple accidente, acaba llevando a lo que quizá sea el mayor descubrimiento de la humanidad, el más grande de todos los enigmas, aquel por cuya posesión matarían los hombres... y puede que no sólo ellos.