El muerto estaba de paso
Rodolfo Martínez


Antes de Akasa-Puspa
Edición de Juan Miguel Aguilera
Juan Miguel Aguilera y otros

Los Irregulares de Baker Street
Edición y selección de Carmen Moreno
Elia Barceló y otros

A la deriva en el mar de las Lluvias y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Mary Robinette Kowal y otros



A la deriva en el mar de las Lluvias y otros relatos
Edición de Mariano Villarreal
Mary Robinette Kowal y otros

El muerto estaba de paso
Rodolfo Martínez


Adepta
Felicidad Martínez
LOS MÁS POPULARES



Garaje 451
Manuel Miyares

Embrión
Rodolfo Martínez

El adepto de la Reina
Rodolfo Martínez

Peta Z
Coordinado por Víctor Blázquez
Víctor Blázquez y otros


La mirada extraña
Felicidad Martínez

Castillos en el aire
Edición de Mariano Villarreal
Elia Barceló y otros

Leyendas del Metaverso
Edición y selección de Víctor Conde
Felicidad Martínez y otros

Premio Avalón de relato fantástico
Edición de Rodolfo Martínez
José María de Toca Catalá y otros

Mundos y Demonios
Juan Miguel Aguilera

 

Los archivos perdidos de Sherlock Holmes. Edición Omnibus


Viernes, 8 de enero de 2016

Pocos han sabido acercarse a la figura del detective de Baker Street como lo hizo Rodolfo Martínez en sus cuatro novelas holmesianas: La sabiduría de los muertos, Las huellas del poeta, La Boca del Infierno y El heredero de Nadie. En ellas, el autor asturiano no solo se atrevió a reconstruir de manea magistral la […]

[Seguir leyendo]
 

 
 
Horizonte lunar
Felicidad Martínez

Una buena historia en la que Martínez logra mantener el pulso de la narración a través de los varios clímax que se alcanzan durante la novela

Raúl López Nevado en El sitio de ciencia-ficción

   
 


 
 
Víctor Blázquez
 
Víctor Blázquez nació en Sevilla en 1981 pero ha vivido en tantos sitios distintos que cuesta decir de dónde es. Barcelona, Madrid, León, Salamanca, Monterrey, México DF han sido los sitios donde más tiempo ha pasado. Desde hace unos años, ha establecido su residencia en Majadahonda, Madrid, donde reside junto a su mujer, sus dos hijos y sus dos perros.

Su mayor pasión siempre ha sido contar historias, no importándole el medio para hacerlo, pero destacándose en escribir y plasmar imágenes con una cámara de video. Ha dirigido una decena de cortometrajes, tres de ellos con participación en distintos festivales internacionales: El club, El hombre sin sonrisa, Escombros (éste codirigido con Alejandro Pámanes), pero también ha coqueteado con el mundo de las webseries.

Su primera novela fue El cuarto jinete, una aportación a un género que ama y consume como los zombies devoran carne humana, un prometedor y adrenalínico inicio de carrera.
 
 

 
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook

Te recomendamos


La ciencia ficción de Isaac Asimov
Rodolfo Martínez

Isaac Asimov fue uno de los más prolíficos y polifacéticos escritores del pasado siglo XX: ensayista, narrador, divulgador científico, es sin embargo por su obra de ciencia ficción por lo que es más conocido del gran público. A ese género dedicó algunas de sus mejores páginas y siempre lo sintió como el más cercano a su corazón, incluso cuando no pasaba de ser una mínima muestra de su ingente producción.

En este libro Rodolfo Martinez repasa de un modo exhaustivo su narrativa de ciencia ficción, y lo hace desde una perspectiva cronológica, comenzando por los primeros relatos que escribió en su adolescencia y terminando por su novela póstuma Hacia la Fundación, con la que cerraba el ciclo narrativo que le había hecho famoso.

 


Los rostros del pasado
Rodolfo Martínez, Felicidad Martínez

Como de costumbre, Yáxtor Brandan ha salido vivo y triunfante de su última misión… aunque en esta ocasión ha sido por los pelos. De hecho, la recuperación del joven y mortífero Adepto Empírico será larga, lenta y dolorosa; con buena parte de sus órganos internos al borde del colapso y todo su cuerpo convertido en una inmensa cicatriz, poco podrá hacer Yáxtor por sí mismo durante los meses de convalecencia que tiene por delante.

Entretanto, la Reina de Alboné se ha casado con el Emperador de Honoi y el mundo entero parece en paz, tranquilo y a salvo. Una tranquilidad que no es más que apariencia, mientras, desde las sombras, distintos elementos van buscando su lugar en el tablero y preparándose para la batalla que se avecina. Un lugar y una batalla que, posiblemente, tengan mucho que ver con el convaleciente adepto.

¿Por qué un misterioso individuo al servicio de la Reina conoce tanto del pasado de Yáxtor? ¿Qué es lo que lleva a Shércroft, Jefe de Archivos de los Adeptos Empíricos, a interesarse por lo que le sucedió al joven hace siete años? ¿Cuál es el interés de Asima, Adepta Suprema de la Curación, en que lo ocurrido salga a la luz?

Poco a poco, distintos personajes exploran el pasado de Yáxtor Brandan y van sacando a la luz los rostros sepultados en él, mientras el futuro va tomando forma y revelando nuevas amenazas.

Usando como base los relatos cortos ya existentes sobre el adepto empírico, Rodolfo Martínez y Felicidad Martínez nos ofrecen la nueva entrega de la saga iniciada en El adepto de la Reina y se asoman a la memoria de Yáxtor Brandan a la vez que anticipan su futuro.

 


El cadáver que soñaba
Rodolfo Martínez

En la pequeña población costera de Encrucijada la vida transcurre apaciblemente. Las obligaciones del sargento Demáquero Virato no son muchas: velar por el orden y la paz, vigilar los altercados el día de mercado y cuidar que la escasa guarnición bajo sus órdenes sepa dónde tiene cada pie. Pero el mismo día en que un nuevo magistrado llega a la ciudad, se produce un asesinato en el cenobio que hay en las cercanas montañas y la vida empieza a volverse demasiado interesante.

¿Quién mató al joven aprendiz de herrero? ¿Por qué hay un magistrado en una ciudad que se las ha apañado diez años sin uno? ¿Es el asesino uno de los frates del cenobio o se trata tal vez de un artesano de los gremios? Y, sobre todo, ¿por qué alguien de origen patricio como Intrubio Polio elige ser magistrado de una ciudad insignificante en la que nunca pasa nada?