Edimburgo, 1859

Aunque él habría querido ser recordado por su literatura histórica, es sin embargo su excéntrico detective Sherlock Holmes el que le ha hecho pasar a la historia de las letras. Con un estilo directo, vibrante y colorista Conan Doyle se convirtió, a través de sus relatos de misterio, en uno de los mejores cronistas de la Era Victoriana.